cuba libre

Cuba Libre Jorge Luis Sánchez -Cuba (2015). 120m icaic

17 May 2016

La ambigüedad del título nos despierta la curiosidad durante los primeros minutos al percatarnos de los detalles más evidentes como el vestuario de época y la información visual observada derivada de la acción de un acto de apoderamiento por la fuerza de las armas. Rodada en locaciones naturales combinadas con elaborados sets exteriores de una escenografía construida con veracidad. Iluminados los interiores en claroscuros, muestra la fotografía una paleta sepia con diversidad tonal y una opacidad que la cubre con una pátina dándole un carácter vetusto con autenticidad de pergamino. Es un filme que deleita la vista como si contempláramos una bella pintura. La cinta contiene elementos épicos al reconstruir el final de la Guerra de Independencia de Cuba contra España y la intervención norteamericana con el desembarco e invasión de su ejército por la provincia de Oriente. Notamos un componente curioso: el destacamento de afrodescendientes del Sur de EEUU llamados ”buffalo soldiers”, usados como “carne de cañón” para enfrentar a las tropas españolas. La cinta nos da una perspectiva de la población desde varios ángulos: principalmente dos niños cubanos Samuel y Simón testigos protagónicos encarnados respectivamente por (Christian Sánchez), (Alejandro Guerrero) actores prometedores, que representan un importante sector de su nación, el pueblo negro y mestizo que vivía en estado de pobreza. Como contrafigura se destaca una antipedagoga que mete miedo (Isabel Santos), la maestra de estilo anticuado exponente de la vieja escuela con la fórmula: humillación/castigo hasta que brote la sangre, junto a Gabriel (Manuel Porto) un cura no exento de duplicidad pues existe el rum rum de que son amantes. Ambos partidarios incondicionales del viejo orden colonial español. Completan las fichas del tablero una mambisa María Julia (Georgina Almanza) de las tropas de liberación vencedoras compuestas de mambises cubanos que enfrentaron a las fuerzas españolas perdedoras. Se añaden al encuadre los soldados intervencionistas norteamericanos presididos por un coronel (Jo Adrian Haavind), quienes se invitan a la contienda final con la excusa o el truco de la voladura del acorazado Maine, atribuyéndose la heroicidad al declararse históricamente los vencedores del conflicto. Estos impostores de acción rapaz han pretendido disputarle heroísmo al pueblo y al Ejército cubanos, a sus ideólogos, líderes militares como Antonio Maceo y al Apóstol José Martí, mártir del 1898 quienes culminaron verdaderamente la gesta iniciada 30 años antes con el Grito de Yara de 1868, en lucha sostenida durante diez años por Carlos Manuel de Céspedes, Máximo Gómez y el pueblo esclavizado que tomó las armas. Ésta es una película necesaria, de gran valor pedagógico referencial.

Nota: Las tropas norteamericanas invadieron a Puerto Rico por Guánica el 25 de julio de 1898 ejerciendo de facto la doctrina expansionista del “destino manifiesto”. A partir de estos hechos se les impuso a los boricuas un régimen colonial ilegal. Sigue vigente desde hace 116 años la ocupación territorial de la Isla, privando a sus ciudadanos del derecho inalienable de establecer una Nación, amparándose en el Tratado de París ratificado unilateralmente por España y los EEUU, en el cual ningún puertorriqueño tuvo voz ni voto.

Tomado de Claridad,